viernes, 11 de julio de 2014

Embotellando nuestra Pale Ale

Hace un tiempo publiqué una entrada sobre la maceración, hervido y fermentación de la pale ale que solemos hacer. Ha pasado una semana desde entonces y la fermentación ha llegado a su fin. Lo sabemos porque las últimas dos mediciones con el densímetro han arrojado la misma lectura (en nuestro caso, una densidad final de 1008).

Ahora le toca el turno al embotellado.

Las botellas ya están limpias y enjuagadas, esperando a entrar en la cadena de desinfección.

Usamos agua con Chemipro Oxi en el lavabotellas y le damos varios "chorrazos".
Vamos colocando las botellas en el árbol escurridor y las dejamos listas para llenar.

Para que las botellas no se ensucien, las tapamos adecuadamente hasta la hora del llenado.


Para evitar que los restos de levaduras caigan en las botellas, pasamos la 
cerveza a un segundo fermentador, cuidando de no provocar mucha
oxigenación.
Casi estamos acabando de llenar el cubo de embotellado. Como veis no se aprecia oxigenación en el trasvase. En este paso añadimos el almíbar al mosto. Eso hará que más tarde las levaduras que quedan en las botellas carbonaten la cerveza.



Adaptamos la cánula de llenado y comenzamos el embotellado.
Poco a poco, las botellas se van llenado del preciado líquido.
Vamos colocando las chapas, sin prisa pero sin pausa.

Aquí tenéis el resultado: varias botellas y hasta un barrilito de 5 litros para una futura barbacoa. 




1 comentario: